¿Por qué odiamos los lunes? 5 consejos para empezar bien la semana

Post por qué odiamos los lunes ifeedback365

Empezar la semana puede significar estrés y falta de motivación, volvemos a madrugar y el viernes lo vemos aún muy lejano. Estas emociones negativas pueden afectar a la productividad y eficiencia, todo este conjunto hace que los lunes nos parezcan un mundo.

Aunque la apatía a los lunes por la mañana sea una “patología” del todo normal y habitual, te traemos estos 5 consejos para empezar los lunes con buen pie:

1. El lunes empieza por uno mismo. Levantarse un poco antes y hacer un poco de ejercicio o dedicar ese tiempo extra a preparar un buen desayuno hará que empieces el lunes invirtiendo un extra de tiempo para ti.

2. Organiza tu agenda.  Para evitar el estrés y la sensación de llegar en blanco a la oficina por la mañana prepara tu agenda el último día de la semana anterior.  Una vez te hayas puesto al día de las tareas es importante organizarlas y clasificarlas por orden de importancia y prioridad. 

3. La importancia del descanso. La felicidad y motivación en el trabajo depende en gran parte de saber conciliar la vida personal y laboral. Por ello, es imprescindible que en nuestro fin de semana desconectemos del trabajo, nos ayudará a reponer fuerzas y llegar al lunes con más energía.

4. Trabaja tu actitud. Da lo mejor de ti, no seas el gruñón de la oficina, intenta mantener una actitud positiva: sonreír y dar los buenos días al equipo. Esa disposición puede determinar cómo va a ser el inicio de semana.  

5. Haz algún plan al salir de trabajar. Empezar la semana no significa que la jornada de trabajo sea lo único que hagamos en el día. Ir al cine, salir a pasear o hacer algo que te guste es una manera de que nuestro cerebro se mantenga motivado y que las horas en el trabajo no pasen tan lentas.

¿A qué esperas para poner en práctica estos consejos y empezar la semana con buen pie?

Fuente: www.rrhhdigital.com

Imagen: www.unsplash.com

ifeedback365
ifeedback365 es un software de reconocimiento y de cultura corporativa. Una manera de dar las gracias públicamente al trabajo bien hecho en el día a día.