5 consejos para involucrar a los nuevos empleados desde el primer día

welcome

La contratación es uno de los procesos más delicados a los que una empresa y los candidatos deben hacer frente. Para empezar, el candidato tiene que impresionar a la organización para que valore su contratación, pero la empresa también debe llamar la atención de los candidatos para que quieran quedarse.

El 33% de los trabajadores saben desde la primera semana si van a permanecer en la compañía durante un largo plazo.

La forma en la que manejamos el proceso de incorporación es realmente importante por eso te contamos 5 consejos que te ayudarán a que los nuevos trabajadores quieran quedarse en tu empresa durante mucho tiempo:

1. Organizar la bienvenida ¿Alguna vez te has incorporado a una empresa y no tenías en dónde sentarte? Pasa más veces de las que te puedes imaginar. Es esencial que cuando el trabajador se incorpore tenga su lugar en la empresa. Tener su mesa preparada, con todo el material que pueda necesitar para desarrollar su trabajo (bolígrafos, bloc de notas…), el ordenador a punto, con todos los programas instalados. Y si quieres impresionarlo, déjale una nota dándole la bienvenida de parte de todo el equipo.

2. Ofrecer un desarrollo profesional y personal. En la primera semana de trabajo es complicado ofrecer un desarrollo profesional dentro de la empresa, pero les puedes otorgar un crecimiento personal. Un ejemplo de esto lo tenemos en la empresa Medallia. En esta compañía las primeras semanas ayudan a superar los miedos que pueda tener el trabajador. Sí, has leído bien, sus miedos. Por ejemplo, les ayudan a hablar en público o tratan su fobia a las arañas o a las agujas… Esta preocupación por hacer que sus empleados crezcan personalmente hace que retengan a los mejores talentos durante mucho tiempo.

El desarrollo profesional y personal puede ir más allá del trabajo. Averigua qué es lo que quieren tus trabajadores, sus objetivos, a dónde quieren llegar, sus miedos, sus gustos… y descubrirás talentos de tu equipo que desconocías.

3. Menos papeleo. Cuando nos incorporamos a una empresa, siempre hay mucho papeleo de por medio… ¿por qué no hacer el proceso más divertido? Esto es lo que pensaron en la empresa Velve y decidieron crear uno de los mejores y más entretenidos manuales del empleado. Lo mejor, es que es muy ameno de leer, pero sin perder detalle de toda la información necesaria para trabajar en la empresa. Si no tienes tiempo para hacer un manual tan elaborado siempre tienes otras maneras, como darle la documentación en formato digital para que siempre la tenga a mano o poner la información relevante en la intranet corporativa.

4. Trabajo significativo. Una de las cosas más complicadas para un nuevo empleado es entender el impacto de su trabajo. En un estudio realizado entre trabajadores Millennials se demostró que el 64% preferiría ganar menos al año y desarrollar un trabajo que les gusta a tener un suelo más elevado y hacer tareas aburridas. Tienes que transmitirles a los nuevos trabajadores que lo que hacéis en tu empresa es emocionante. Muéstrales al resto de tus empleados trabajando en conjunto y explícales lo que hace cada uno de los miembros del equipo y cómo su trabajo va a tener impacto en el resultado final.

5. Sentimiento de pertenencia. Una de las claves para conseguir una buena incorporación es conseguir una rápida integración con el equipo. La creación de relaciones en el trabajo ayudará a construir la cultura de la empresa y retener a las nuevas incorporaciones, así como a sus empleados actuales. Puedes realizar una dinámica para que se conozcan entre ellos, ir a almorzar todos juntos fuera de la oficina…

Al realizar un buen proceso de incorporación conseguirás que el nuevo trabajador sea un 54% más productivo. Ahorrarás tiempo y dinero y a cambio, conseguirás grandes beneficios de engagement, retención y productividad.

Fuente: blog.clearcompany.com

Imagen destacada: symfoni-esm.com

ifeedback365
ifeedback365 es un software de reconocimiento y de cultura corporativa. Una manera de dar las gracias públicamente al trabajo bien hecho en el día a día.