3 reglas que debes seguir a la hora de gamificar

Trabajar jugando

Hablar de gamificación es hablar de cómo aplicar las reglas del juego a la vida cotidiana, y en ese día a día también se incluye el trabajo. Gamificando en tu empresa puedes conseguir que implicar y motivar a los empleados sea mucho más sencillo, por eso, con estos tres consejos queremos que si te decides a hacerlo sea mucho más eficaz:

1. Explica con detalle.
Para asegurar que la gamificación funcione, explica con detalle cuáles son las reglas del juego. Y sobre todo, cuáles son los objetivos. Los empleados deben conocerlos para entender por qué hacen lo que hacen. La gamificación es un concepto relativamente nuevo, así que cuando decidas introducirla en tu empresa hazlo poco a poco para que todo el mundo se acostumbre.

2. No pienses sólo en la productividad.
Muchas empresas utilizan la gamificación sólo para aumentar su productividad. Cuando ése es el único propósito, la gamificación se termina volviendo aburrida y no obtiene los resultados esperados. Gamificar aumenta la productividad, pero no es su único beneficio: se trata de hacer el trabajo más ameno y satisfactorio.

3. Promueve las recompensas.
Usar el dinero como recompensa no es siempre una buena idea en las empresas. A veces los empleados pueden sentirse bajo presión cuando no llegan a obtener esos premios, o incluso entran a competir con sus compañeros. Los empleados tienen que trabajar juntos, no unos contra otros, por lo que es importante promover la interacción positiva entre los trabajadores para asegurar que cooperen entre sí.

El aumento de la motivación y la implicación de los empleados en el trabajo son dos de las razones por las que la gamificación funciona de manera tan exitosa. Se ha convertido en una práctica que usan las organizaciones más innovadoras y que cada vez está más presente en las empresas, las cuales optan por soluciones como ifeedback365 para implantarlas.

Fuente: www.manageronline.it

Imagen: www.pursuetheclues.com

ifeedback365
ifeedback365 es un software de reconocimiento y de cultura corporativa. Una manera de dar las gracias públicamente al trabajo bien hecho en el día a día.