10 cosas que los trabajadores infelices hacen siempre

empleados-infelices

Los tiempos en los que se iba a trabajar solo para ganar un buen salario están llegando a su fin. Con la incorporación de las nuevas generaciones al mundo laboral se están cambiando las preferencias que se tenían ante un empleo, buscando que las empresas les aporten algo más y, sobre todo, que puedan trabajar felices.

Teniendo en cuenta que la mayor parte de nuestro día lo pasamos trabajando, es lógico que se busque la felicidad en el trabajo, porque si no estás contento en tu empleo esto afectará a todos los demás aspectos de tu vida. Además, tener un equipo feliz es muy importante para el éxito de las compañías.

¿Alguna vez te has parado a pensar el nivel de compromiso que tienen tus empleados, si están inspirados, si son productivos o si son felices en su trabajo?

Un encuesta de Gallup revela que el 70% de los trabajadores no están comprometidos y Tiny HR descubrió que el 79% de las personas no se sienten valorados en su trabajo. Por lo tanto, es importante que sepas si tu empresa formaría parte de esta gran mayoría y, para eso, hoy te dejamos 10 señales de alerta para saber si tus trabajadores están tristes.

1. Se mueven en los mínimos. Los empleados infelices carecen de autoexigencia, no les interesa superar los registros de ventas o completar los proyectos antes de lo previsto. Dominan el arte de estar siempre ocupados, pero contribuyen muy poco a lograr los objetivos de la organización.

2. Son rápidos, siempre que sea para quejarse. Los empleados infelices siempre ven lo peor de cada situación  y no paran de quejarse de lo mal que les trata la vida.

3. Cometen más errores. Los trabajadores que no están contentos hacen más errores a lo largo del día que los empleados felices, y realmente poco les importa fallar una y otra vez.

4. Hablan mal de la empresa a los clientes. La queja es siempre algo recurrente en ellos, y no se suelen conformar con hablar sobre lo mal que les va, sino que a los clientes les comentan cosas negativas de la empresa.

5. No cooperan voluntariamente. Suelen aislarse de sus compañeros para no trabajar en equipo o no tener que ayudarles en alguna tarea.

6. Son hostiles con los demás. Los empleados descontentos en la empresa muestran su ira rápidamente y son personas muy volátiles. Expresan su frustración con la primera persona que se cruce en su camino.

7. Abandonan rápidamente. Los empleados infelices suelen ser impacientes y no esperan a ver el fruto del trabajo. Si las cosas no están funcionando como ellos quieren, dejan todo lo que tengan entre manos y se van, sin preocuparles las consecuencias de sus actos.

8. Mejor malo conocido que bueno por conocer. Esto deben de pensar algunos empleados infelices, debido a que la mayoría de las veces toman la elección de quedarse en la empresa aún estando descontentos. Prefieren quedarse en su zona de confort y no dar un cambio en sus vidas.

9. No son participativos. Cuando una persona está descontenta en el trabajo no se interesa por relacionarse con los demás. Es muy complicado verlos tomando algo con sus compañeros, o participando en las reuniones de equipo, y nunca los verás en eventos organizados por la empresa.

10. Solo quieren irse para su casa. Los empleados infelices son las típicas personas que cuando entran a primera hora en la oficina ya están mirando el reloj contando las horas que quedan para irse a su casa. No están motivados con las tareas por las que se les paga el sueldo.

¿Ha notado alguna de estas señales en tus empleados? Si la respuesta es sí, no te preocupes, aún estás a tiempo de cambiar la actitud de tus trabajadores y conseguir que se comprometan con la empresa. No pierdas más tiempo y ponte manos a la obra. Empieza a construir una cultura corporativa fuerte que te ayude a mejorar el clima laboral de tu empresa e incrementar el engagement de tu equipo.

Fuente: Inc.com

Imagen principal: www.marcalsiqueira.com

ifeedback365
ifeedback365 es un software de reconocimiento y de cultura corporativa. Una manera de dar las gracias públicamente al trabajo bien hecho en el día a día.